Destinos 

Rutas a motor y carreteras paisajísticas

Sin aglomeraciones, Extremadura es una buena opción para reencontrarte con la naturaleza y descubrir ciudades y pueblos con mucha historia. Por autovía o por carreteras secundarias, algunas por paisajes de gran belleza.

  1. Qué hacer
  2. Rutas a motor

Rutas a motor

Sin aglomeraciones, Extremadura es una buena opción para reencontrarte con la naturaleza y descubrir ciudades y pueblos con mucha historia. Por autovía o por carreteras secundarias, algunas por paisajes de gran belleza.

Ve a tu ritmo, respira aire puro y disfruta de cada momento. Estás en la región más segura de España, según el Ministerio del Interior, un destino que te recibirá con todas las precauciones para que aparques la rutina y recuperes el placer de viajar a tu aire. Lo mejor está ahí fuera.

Carretera paisajística

Extremadura te ofrece una de las naturalezas mejor conservadas del sur de Europa y más de 50 espacios protegidos, entre ellos, cuatro territorios Unesco: las Reservas de la Biosfera de Monfragüe, Tajo Internacional y La Siberia y el Geoparque Villuercas-Ibores-Jara.

Si además del campo te gusta visitar ciudades y pueblos con encanto, planifica tu escapada porque tienes mucho donde elegir: tres enclaves Patrimonio Mundial (Cáceres, Mérida y el monasterio de Guadalupe) y decenas de ciudades y pueblos con interesantes centros históricos, como Badajoz, Plasencia, Trujillo, Coria, Hervás, Olivenza, Jerez de los Caballeros y Zafra.

Por unos días olvídate de las latas de conserva y de los alimentos precocinados y saborea la rica y variada gastronomía extremeña. Somos una de las grandes despensas del país y ello se nota en nuestra comida, en la que destacan productos de excelente calidad, como el jamón ibérico, los embutidos, el cordero, los quesos, el aceite de oliva o el pimentón de La Vera.

Extremadura te propone 12 rutas a motor. De paso, conocerás las Carreteras Paisajísticas, tramos bien señalizados por vías de baja densidad de tráfico y con las máximas condiciones de seguridad y comodidad.

Ruta 1. Plasencia, Valle del Jerte y La Vera. Esta bonita ciudad amurallada, en la que destacan sus dos catedrales y su centro histórico, está muy cerca del Valle del Jerte y La Vera, dos comarcas con una naturaleza deslumbrante, pueblos de arquitectura popular y numerosas gargantas, piscinas naturales y cascadas. La Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos, en el Jerte, es uno de los sitios más increíbles de la zona.

La carretera paisajística EX-391 te lleva desde Cuacos de Yuste al Monasterio de Yuste (2 km).

Ruta 2. Valle del Ambroz y Tierras de Granadilla. Te esperan paisajes de montaña, dehesas y pueblos como Hervás, Baños de Montemayor, Abadía y Aldeanueva del Camino. Estás en la Vía de la Plata y aquí se encuentra uno de los lugares más representativos de esta antigua calzada romana: la ciudad de Cáparra y su famoso arco. Muy cerca está el pueblo medieval de Granadilla.

Ruta 3. Sierra de Gata y Las Hurdes. La primera de estas comarcas tiene bellos paisajes y pueblos, como Robledillo de Gata, San Martín de Trevejo y Hoyos, entre otros. A lo largo de 37 km, por la carretera paisajística EX-205, de Santibáñez el Alto a Valverde del Freso, recorrerás parajes singulares de la Sierra de Gata.

En Las Hurdes, uno de los sitios más fotografiados es el meandro del río Alagón en El Melero. La carretera paisajística EX-204 discurre desde Riomalo de Abajo a Pinofranqueado (28 km).

Meandro Melero

Ruta 4. Reserva de la Biosfera de Monfragüe. Uno los espacios naturales más interesantes de la Península Ibérica, ideal para observar la flora y la fauna. El Salto del Gitano y el castillo de Monfragüe son dos de sus miradores más espectaculares.

La carretera paisajística EX- 208, de Villarreal de San Carlos a Arroyo de la Vid (12 km), te conduce por el corazón de un territorio que es Parque Nacional y Reserva de la Biosfera.

Ruta 5. Cáceres, Trujillo y entorno. Llegamos a la capital cacereña, Patrimonio de la Humanidad y el conjunto monumental mejor conservado de España. No hay nada mejor que perderse por sus calles y plazas medievales y admirar sus iglesias, palacios y torres.

Trujillo, por historia y patrimonio, es un destino imprescindible en Extremadura. La Plaza Mayor, las iglesias, el castillo y las casas señoriales no te dejarán indiferente.

La carretera paisajística EX-303 se adentra en la Sierra de San Pedro a lo largo de 30 km, desde Aliseda a Arroyo del Soldado, cerca de Alburquerque (Badajoz).

Ruta 6. Guadalupe y Geoparque Villuercas-Ibores-Jara. Esta villa serrana tiene mucho que ver tanto en su núcleo urbano, comenzando por el monasterio (Patrimonio Mundial), como en sus alrededores, integrados en el único geoparque de Extremadura.

Hay dos carreteras paisajísticas para descubrir esta zona: la EX-118, de Guadalupe a Castañar de Ibor (29 km), y la EX-102, de Logrosán a Guadalupe (27 km).

Ruta 7. Reserva de la Biosfera Tajo Internacional. Frontera entre España y Portugal, el río más largo de la Península Ibérica domina un amplio territorio que presume de tres reconocimientos: ser Parque Natural, Parque Internacional y Reserva de la Biosfera. Valencia de Alcántara, Alcántara (¡imprescindible ver el puente romano!) y Brozas son de visita obligada.

La carretera paisajística EX-375 te lleva desde Cedillo a la frontera de Portugal (2 km).

Ruta 8. Badajoz, Olivenza y entorno. En la capital pacense destacan la alcazaba, la más grande que se conserva en Europa, la Torre de Espantaperros, la Puerta de Palmas y la Plaza Alta.

Al sur se halla Olivenza, símbolo cultural e histórico de convivencia entre España y Portugal.

Toma la carretera paisajística EX-315 de San Benito de la Contienda a Cheles (18 km), municipio bañado por el Gran Lago de Alqueva, donde ondea una bandera azul en su playa.

Al norte de Badajoz, merece una visita Alburquerque, pueblo de la Sierra de San Pedro con su impresionante castillo de Luna.

Ruta 9. Mérida y entorno. La capital extremeña, Patrimonio Mundial, reúne una magnífica muestra de monumentos romanos y de otras épocas, como la musulmana. El teatro, el anfiteatro, el puente sobre el Guadiana, el templo de Diana, el acueducto de los Milagros y el circo son algunas de las construcciones más relevantes que Roma levantó en Emerita Augusta.

Cerca de Mérida, vale la pena visitar los pueblos de Alange y Medellín, el dolmen de Lácara, el embalse romano de Proserpina y el Parque Natural de Cornalvo, un espacio de gran valor ecológico donde se encuentra otra presa de origen romano.

Mérida

Ruta 10. La Serena y Reserva de la Biosfera de La Siberia. Estas dos comarcas sorprenden por sus grandes embalses, llanuras y pueblos monumentales. En Orellana la Vieja se sitúa la primera playa de interior que logró una bandera azul en España, en 2010. La carretera paisajística EX-322, de la isla del embalse de La Serena (6 km), te fascinará por la vista del pantano.

La Siberia, Reserva de la Biosfera desde 2019, es el primer territorio de Badajoz que ha obtenido este reconocimiento de la Unesco.

Ruta 11. Zafra y Tierra de Barros. En la Vía de la Plata, Zafra te recibe con sus dos plazas más conocidas (la Grande y la Chica) y su abundante patrimonio. Visita también Feria, con su imponente castillo, Burguillos del Cerro, Fuente del Maestre y Hornachos.

En Tierra de Barros, vale la pena ir a Almendralejo, ciudad de excelentes vinos y cavas.

Ruta 12. Sierra Suroeste, Tentudía y Campiña Sur. Dehesas, sierras, un delicioso jamón y pueblos blancos: Jerez de los Caballeros, Fregenal de la Sierra, Monesterio, Llerena, Azuaga…

Esta zona presume de un excelente patrimonio natural e histórico, con lugares muy recomendables como las Cuevas de Fuentes de León, Mina La Jayona, la Ermita del Ara, considerada la “Capilla Sixtina” extremeña, y el Monasterio de Tentudía, en el punto más alto de la provincia de Badajoz (1.100 metros).

Por la carretera paisajística EX-103, de Monesterio a Segura de León (29 km), verás dehesas y campiñas de horizontes interminables.

Información relacionada

  1. Autocaravanas en Extremadura

Galería: